Espere...

El verdadero significado de un Huipil "Reciclado” 

Huipil "reciclado" es el término que se utiliza en los mercados y por los intermediarios, en algunos casos hay días y lugares específicos donde se pueden comprar huipiles reciclados. ¿La ventaja? Pues es que se puede comprar un huipil por mucho menos de lo que realmente vale . Hasta ahora, parece una oferta que nadie podría resistir, pero ¿Por qué es que realmente se están vendiendo tan barato estas blusas Mayas?

Primero tenemos que comprender que algo que está siendo reciclado es algo que ya ha sido descartado, o arrojado a la basura y desde ese punto rescatado para prolongar su vida útil o darle un mejor uso. En este caso, la mayoría de los huipiles "reciclados" tienen otra historia de fondo, existe una gran posibilidad que estos huipiles fueron vendidos por un perfil desesperado, alguien que realmente necesitaba el dinero y que se vio obligado a venderlo por sólo un par de dólares, haciendo a un lado el esfuerzo, la complejidad y el simbolismo que cada huipil lleva consigo. La mayoría de la población maya indígena en Guatemala es parte del gran porcentaje vulnerable de la sociedad guatemalteca con pocas oportunidades para educación, salud, trabajo, sin mencionar desarrollo como profesionales; llevan consigo un legado de cultura de alrededor de 3,500 años. Su poder adquisitivo es tan bajo que les impide el continuar tejiendo, lo que significa que con el poco dinero que recibieron por la venta del huipil les es más rentable comprar una blusa normal contribuyendo con una de las mayores causas de extinción de cultura.

Es un hecho que estos patrones, colores y misticismo combinados con moda actual y accesorios se ve precioso; pero existe una manera inteligente, consciente para fusionar estos elementos. Y que al lograr hacerlo de manera correcta, todo aquel que lleve consigo una tejido maya debe usarlo con orgullo sabiendo que representa un legado que se esta levantando y llevando a cabo de una manera adecuada asegurando su persistencia y desarrollo tomando en cuenta que quien sea que haya elaborado el huipil o tejido podrá heredar la cultura del tejido a sus hijas y nietas; recibiendo un ingreso justo que les permita llevar una dieta decente, acceso a educación, evitará la necesidad de migrar y lograra desarrollo comunitario, pero sobre todo les permitirá seguir tejiendo.

 

Esperemos que la realidad de hacerlo bien no esté lejos de ser verdad, muchas empresas sociales proporcionan un ingreso justo para tejidos sostenibles y no se dedican a cortar o desgarrar el magnífico y significativo huipil. El año pasado, la Asociación de Mujeres para el Desarrollo de Sacatepéquez (AFEDES) llevó la Iniciativa 5247 al tribunal constitucional y está buscando la protección y el reconocimiento de la propiedad intelectual colectiva de su patrimonio cultural, el proyecto de ley aún no se acepta y si se aprueba garantizará un cambio necesario en el trabajo con las comunidades mayas en la industria de la moda de hoy. Se necesita mucho más empoderamiento, transparencia y reconocimiento.

 

Añadir nuevo comentario