Espere...

Ken Edwards: Cerámica y su legado en San Antonio Palopó

Recuerdo cuando conocí a Ken Edwards; nos encontrábamos grabando un documental en el lago de Atitlán en San Antonio Palopó sobre el taller de cerámica Multicolor Palopó. Siendo Ken Edwards quien había introducido la cerámica a San Antonio Palopó tenia que conocerlo por lo que arregle una cita a través de Richard Edwards dueño del Hotel Nuestro Sueño, el mejor lugar para quedarse en el pueblo si pudiera agregar. Tenia una lista de cuatro o cinco preguntas. Nunca vi venir que solo el responder la primera preguntar desencadenaría la fascinante historia de un hombre de 91 años que con su espíritu de aventurero y su arte contribuyó y benefició a una comunidad entera, todo sin tomar crédito. 

Preparamos la entrevista en su taller, mismo lugar en el que vive actualmente en San Antonio Palopó. Recuerdo preguntarle inicialmente; ¿ Que lo había traído a San Antonio Palopó y como percibía el significante progreso que había logrado en la comunidad? Rápidamente contesto – “Nosotros no queríamos ayudar a nadie, no significa que no este feliz de haber contribuido a la comunidad, pero nuestro verdadero motivo con mi esposa era que queríamos tener otra aventura, los dos éramos maestros alfareros, y yo soy un aventurero! Así  que antes de venir a Guatemala estuve antes en Tonalá, Jalisco (México) donde alquilé una casa pequeña y modesta ya que me gusta vivir de manera humilde, pase tres años en Tonalá en donde me convertí en torero, imagina eso! Tres años toreando, no tienes idea de lo divertido que eso es. De cualquier manera yo no llegue a Tonalá ni reuní a la gente para decirles que era millonario y un revolucionario y que podía cambiar todo! No, llegue como un desconocido y poco a poco me fui involucrando con la comunidad y sus artesanos. Sin embargo, me doy crédito por una cosa, casi única; tenia el sentido para admirar y respetar la tradición, yo había nacido tan lejos de tradiciones que venia desde fuera como un foráneo y yo me puedo adaptar a una tradición, he estudiado lo que la tradición es, como funciona, lo impresionante que es y cuan honorable e indispensable es, sin tradición sería una nación de salvajes, una nación de caos; la tradición es absolutamente esencial". 
 

“Realmente no me importa un carajo si se me atribuye o no crédito en lo artístico o de cualquier otra manera” 
 

Antes de venir a Guatemala Ken vivió primero en México en donde descubrió que su escultura combinada con la decoración tradicional de Tonalá era lo mejor que había visto. Decidió construir un horno y trabajar en conjunto con los artesanos locales, el diseñaba para los decoradores. Como Ken quería dar crédito a los decoradores el firmaba en una parte con sus iniciales “K.E” dejando un espacio para el de la persona que lo decoraba, como muchos de los pintores eran analfabetos en vez de escribir su nombre ellos dibujaban un animal que pudieran hacer rápido y fácil con el pincel, representando la firma de cada uno. Esto revolucionaria completamente el arte y la economía local, internacionalmente tuvo una muy buena aceptación a un punto en el cual pedían el diseño especifico de uno de los decoradores haciendo casi imposible para Ken saber que animal representaba a que decorador.

Fue muy diferente cuando llego a San Antonio Palopó por el simple hecho que los pobladores no tenían ni el habito ni mucho menos la practica de la cerámica, decorado o pintado, pero Ken veía grandes cualidades en Guatemala, describiendo a los Mayas como “genios del color” y el territorio guatemalteco rico en arcilla.

Al mudarse a San Antonio Palopó se dio cuenta que la mayoría de hombres, niños y jóvenes no iban ni a la escuela ni tenían un trabajo por lo que decidió enseñarle a un par de jóvenes de la comunidad, a los que les llamaba la atención y querían aprender de el, esto le resulto favorable ya que remarcaba que para el cuando se trataba de enseñar se le hacia mucho mas complicado hacer a alguien “desaprender” algo y enseñarle después a hacerlo bien, a solo no saber nada y aprender desde cero. El introdujo cambio mientras respetaba sus tradiciones, al hacer las cosas a su manera, respetando su herencia, aun así introducía cambios pequeños poco a poco.
 

“El dinero no se queda conmigo, se me resbala” 
 

Se dio cuenta que tenían increíbles habilidades de aprendizaje, por encima de lo que había visto en México, aprendieron a manejar su horno en poco tiempo, mientras que muy pocos aprendieron a hacerlo en Tónala. Sus habilidades para pintar se desarrollaban de manera impresionante, el estaba sorprendido por la paciencia y disciplina que los artesanos demostraban día a día. 
 

"¿Cómo se puede hacer frente a personas que son más inteligentes de lo que tu eres?"
 

Con el pasar del tiempo, el compromiso, esfuerzo y práctica que los artesanos le habían dedicado a la cerámica; ellos ya habían adquirido la capacidad de manejar sus propios talleres, por lo que Ken los asesoró y empoderó a que abrieran sus propios talleres. Hoy la cerámica de San Antonio Palopó, Atitlán es reconocida mundialmente gracias a el y sus enseñanzas, beneficiando a varias familias de la comunidad.
 

Añadir nuevo comentario